Red

RED REGIONAL POR UNA “PATAGONIA SIN + MINERAS”

Ante la ofensiva minera en Aysén de a lo menos cuatro corporaciones extranjeras avaladas por organismos del Estado, desde mediados del año 2018 un grupo de vecinos autoconvocados, habitantes de distintas localidades de esta región de la Patagonia chilena, nos hemos conformado como Red Regional por una “Patagonia Sin + Mineras” con el objetivo de defender nuestros territorios del saqueo extractivista, principalmente impulsando el cuidado del agua, fuente de todas las formas de vida, y la protección de los derechos de las comunidades.
Políticamente buscamos construir un movimiento social no partidista y autónomo, de carácter horizontal y con un enfoque crítico, posicionándose como un actor más en el concierto social y político regional. No reconocemos “líderes” pues creemos en la capacidad y derecho de toda persona a auto representarse y de pensar críticamente por sí mismx, por lo cual la Red dispondrá de vocerías temporales para comunicar los puntos de vista consensuados por quienes la conformamos. La Red, en permanente construcción, incorpora a la fecha a habitantes de Puerto Cisnes, Villa Mañihuales, Villa Ortega, Ñirehuao, Puerto Ingeniero Ibáñez, Cochrane, Chile Chico, Caleta Tortel, Puerto Aysén, Puerto Río Tranquilo, Puerto Guadal y Coyhaique, respetando las particularidades y necesidades de cada uno de estos territorios.
Los objetivos principales de la RED REGIONAL POR UNA “PATAGONIA SIN + MINERAS” son:

1. Desarrollar prioritariamente procesos de autoeducación y educación popular, con relación a las tensiones socioambientales que afectan a la región de Aysén, pero también enfocados hacia lo que ocurre en otras zonas de la Patagonia (Chiloé continental, Magallanes, Chubut, Neuquén y demás territorios patagónicos argentinos) y el resto de Chile. El énfasis serán los conflictos por proyectos mineros, pero de forma ampliada a toda defensa socioambiental derivada del extractivismo privado y estatal tanto nacional como trasnacional. Para esta línea de acción se desarrollan distintas actividades de difusión y se han establecido algunos canales en plataformas digitales.

2. Visibilizar todas las iniciativas mineras en curso en la región de Aysén, dándolas así a conocer a la comunidad regional: estudiarlas, discutirlas y evaluarlas de manera autónoma y desde una perspectiva crítica orientada a la defensa del territorio y el agua, haciendo un seguimiento permanente de estas.

3. Articular redes de solidaridad con territorios en resistencia en Chile y Argentina.

Finalmente, como Red: Denunciamos que en la región de Aysén el impacto histórico de la minería ha sido nefasto, estando afectadas las subcuencas del río Mañihuales y el lago Chelenko (General Carrera), sectores donde encontramos relaves sin cierres apropiados y desde los cuales se han vertido desechos tóxicos a las aguas, no sólo en el pasado sino también hasta el día de hoy, como en el caso de Mañihuales. El arsénico, el plomo y el mercurio son sustancias cancerígenas y patógenas que afectan la salud de la población actual y futura, así como la vida silvestre y la biodiversidad en general.
Denunciamos la complicidad del Estado de Chile con las grandes corporaciones y empresas altamente destructivas de los ecosistemas y territorios en todo el país, y donde concretamente en Aysén se visualiza como su accionar propicia el desarrollo de proyectos mineros. Así lo grafican la reducción del Parque Patagonia y la aprobación sin mayores observaciones de tres proyectos de prospección minera por parte de Laguna Gold (El Toqui) y uno de rehabilitación de una mina abandonada de Mandalay Resources (Cerro Bayo), las que de continuar su avance y transformarse en explotaciones, significarían afectar tres grandes cuencas hidrológicas de Aysén. Nos preocupa la forma en que estas decisiones se toman a puertas cerradas, con nula participación ciudadana deliberativa o consultiva. Y cuando lo hacen las empresas, fuera el sistema institucional, se entrega a las comunidades información tendenciosa, inexacta y con omisiones . El eventual avance de estos proyectos solo traerá míseras plazas de empleo, a cambio de la destrucción del patrimonio común y frágiles ecosistemas, así como la contaminación del agua que bebemos. No queremos ser una zona de sacrificio más y no lo seremos.

¡Por una Patagonia sin + Mineras!

“Para las comunidades y pueblos indígenas y campesinos, tener “recursos naturales” en su territorio, más que una bendición se convierte muchas veces en una maldición, porque despierta la ambición de las empresas que empiezan a buscar cómo adueñarse de ellos por todos los medios. Además, los pueblos y comunidades se enfrentan con que el Estado en vez de protegerlas se vuelve cómplice del despojo, y tienen que iniciar una larga lucha para defender sus derechos y su territorio.”


Red regional por una Patagonia sin mineras | Aysén | 2019