Coordinación Regional entrega petitorio a Autoridades Regionales ante la Nula respuestas a las demandas locales por situación de COVID 19

| Etiquetas: ,


 

 

Diferentes voluntades de varias localidades de la región de Aysén, se están coordinando para levantar una estrategia que permita a las y los habitantes de dicho lugar, enfrentar las malas decisiones de parte del gobierno, con respecto a cómo se ha tratado la pandemia a nivel local y nacional.

 

Se debe ser enfático en recordar que desde el inicio de la pandemia Covid-19, las diferentes organizaciones que hoy están poniendo en jaque el actuar criminal del gobierno de Sebastián Piñera, han realizado una serie de acciones para dialogar sobre la situación actual y hacer ver las necesidades de las distintas comunidades desde sus particularidades territoriales, a lo cual la máxima autoridad regional, siempre se ha mostrado indiferente, desencadenando un actuar negligente en el manejo de la pandemia, sin políticas que apunten a prevenir y proteger la frágil aislación que hoy se muestra como una ventaja en términos sanitarios, sino que más bien han tenido un accionar reactivo e improvisado según lo que ha ido sucediendo.

 

Desde el primer corte de ruta realizado en Balmaceda el día 21 de Marzo, donde se solicitaba por parte de las y los pobladores, se han levantado distintas Localidades con el fin de unir fuerzas para reforzar el petitorio general que es “La Cuarentena Total para la región”. A esto, se suma desde el 7 de abril, un control territorial efectivo por parte de vecinos de Caleta Tortel con una barrera sanitaria desde la gente y no de las instituciones. Posteriormente, fue Puerto Chacabuco quienes durante el 04 de Abril pusieron el tema sobre la mesa y emplazaron a las empresas salmoneras a tomar medidas estrictas y de cuidado a los trabajadores dentro de esta emergencia sanitaria.
Finalmente, se encuentra Puerto Cisnes, quienes ante el nulo actuar de las autoridades deciden comenzar a movilizarse por el bienestar de sus comunidades.

 

Hay que recordar, que las primeras barreras sanitarias que se realizaron, se efectuaron durante los inicios y desarrollo de la pandemia, y que fueron gracias a las voluntades de pobladoras y pobladores, de territorios que son estratégicos para las entradas y salidas marítimas, aéreas y terrestres de la región.

 

A raíz de esto, es que localidades como Raúl Marín Balmaceda, Puerto Cisnes, Puerto Aysén, Puerto Chacabuco, Puerto Aguirre, Coyhaique, Balmaceda, Chile Chico, Puerto Río Tranquilo, se conformaron en una Coordinadora Regional que busca aunar voluntades, y generar un plan de trabajo efectivo que permita salvaguardar no solo la salud de la población, sino que exigir medidas frente a otros problemas que se visibiliza como consecuencia social de la pandemia, por ejemplo la precarización del trabajo, la privatización de la salud, la mala administración de los recursos estatales, entre otros.

 

En este sentido hace varias semanas, la coordinadora regional ha estado trabajando un petitorio, consensuando entre las varias localidades y firmado por varias organizaciones sociales que adhirieron a este documento, y también han estado exigiendo que las autoridades se manifiesten frente a las necesidades que enfrentan muchos habitantes de la región.

 

Esta región es una de las que tiene mayor factores de riesgo relacionados con el COVID- 19, tales como la contaminación provocada por el humo, la poca capacidad en infraestructuras y especialistas para enfrentar un posible futuro crítico, habría que preguntarse, por ejemplo, ¿Con cuántas camas y equipamiento para pacientes críticos, cuenta el hospital regional de Coyhaique, considerando que somos cerca de 108.000 habitantes?

 

A continuación, les compartimos dos entrevistas realizadas el día Lunes 18 de mayo a dos integrantes de la Coordinadora Regional. Quienes nos cuentan la situación actual en la Región de Aysén, la articulación de las localidades en defensa de la salud y se refieren al petitorio a entregar firmado por múltiples organizaciones a lo largo de la Región.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

“Para las comunidades y pueblos indígenas y campesinos, tener “recursos naturales” en su territorio, más que una bendición se convierte muchas veces en una maldición, porque despierta la ambición de las empresas que empiezan a buscar cómo adueñarse de ellos por todos los medios. Además, los pueblos y comunidades se enfrentan con que el Estado en vez de protegerlas se vuelve cómplice del despojo, y tienen que iniciar una larga lucha para defender sus derechos y su territorio.”


Red regional por una Patagonia sin mineras | Aysén | 2020