Fiscalía establece responsabilidad de minera Cerro Bayo en delito de destrucción de fósiles

| Etiquetas: ,


 

 

 

 

Tras nueve meses de investigación, el 22 de julio el juez de Garantía de Chile Chico, Mario Reyes Trommer, determinó el sobreseimiento definitivo de una de las causas mediante la cual se investigaba la destrucción de patrimonio fósil en el sector de El Furioso. El argumento: el ilícito se cometió hace más de 20 años por lo cual está prescrito.

Fue a raíz de un testimonio anónimo y fotografías publicados a fines de octubre de 2018 en la página Facebook de la “Red Patagonia sin Más Mineras” que el 12 de noviembre la Brigada de Delitos Ambientales de la PDI puso a disposición del Ministerio Público una serie de antecedentes para establecer la comisión de eventuales ilícitos por transgresión al artículo 38 de la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales. Este establece que “el que causare daño en un monumento nacional, o afectare de cualquier modo su integridad, será sancionado con pena de presidio menor en sus grados medio a máximo y multa de cincuenta a doscientas unidades tributarias mensuales”.

En el caso del patrimonio arqueológico y paleontológico, el artículo 1º de este cuerpo legal consigna que son monumentos nacionales de hecho, sin necesidad de ser declarados por autoridad alguna, “los enterratorios o cementerios u otros restos de los aborígenes, las piezas u objetos antropo-arqueológicos, paleontológicos o de formación natural, que existan bajo o sobre la superficie del territorio nacional o en la plataforma submarina de sus aguas jurisdiccionales y cuya conservación interesa a la historia, al arte o a la ciencia”.

Desde el momento de la denuncia la Fiscalía inició las indagaciones en el marco de una primera causa penal. En el mes de mayo se hicieron parte, mediante una querella, la Agrupación Aisén Reserva de Vida (ARV), la Corporación Privada para el Desarrollo de Aysén (Codesa) y la Agrupación Medioambiental y Cultural Antukulef de Chile Chico, con el fin de establecer los alcances del daño patrimonial, las posibles responsabilidades, sanciones y eventual reparación.

Luego de ocho meses de pesquisas, el 3 de junio el Ministerio Público solicitó que la primera causa fuera sobreseída. Al mes siguiente, el 22 de julio, hizo lo propio con la segunda.

En la audiencia de sobreseimiento de junio, el fiscal de Chile Chico Alvaro Sanhueza informó que el principal motivo para solicitar el fin del proceso penal fue el tiempo transcurrido desde que se cometiera el delito, determinado en más de 20 años.

Impunidad patrimonial

Hoy el terreno donde se ubican los fósiles destruidos está bajo tutela del Estado, luego que en diciembre se publicara en el Diario Oficial la constitución del Parque Nacional Patagonia. Hasta esa fecha este era propiedad de la fundación ligada a Kris y Douglas Tompkins, que originalmente lo habían adquirido a la Compañía Minera Cerro Bayo (hoy perteneciente a la canadiense Mandalay Resources) que, por antecedentes recopilados por la Fiscalía, destruyó el afloramiento fósil en la construcción de un camino hacia el yacimiento El Furioso.

“Esa compañía, me refiero a la Compañía Minera Cerro Bayo no a Mandalay Resources, antes de vender el terreno había efectuado tal camino y tales daños a las especies fósiles en comento. Pero eso fue hace 20 años atrás, cuando ese camino fue usado primero para explorar, luego para abrir y explotar la mina El Furioso” señaló Sanhueza en la audiencia de junio. La faena se ubicó en un área montañosa, indicando el fiscal que “a la fecha de la venta del predio esa mina ya estaba abandonada, por haber culminado su explotación”.

Ante esto, “habiéndose hecho este camino hace más de 20 años atrás esto, que es simple delito, ya está absolutamente prescrito en cualquiera de los términos que se quiera calcular el plazo de prescripción”.
Los hechos generaron preocupación por la falta de fiscalización y responsabilidad de los organismos públicos que autorizan y supervisan las operaciones mineras, principalmente el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).

Peter Hartmann, presidente de la Agrupación ARV, cuestionó en particular que este camino haya sido “subsidiado con fondos regionales y por Vialidad, con lo cual se eludió la evaluación de impacto ambiental”.

Asimismo se refirió a que hoy “más encima los sobreseen, eso demuestra clara y nuevamente que cómo aparentemente las mineras en nuestro país hacen lo que quieren, pueden destruir tranquilamente el patrimonio, con platas nuestra, sin que nadie los fiscalice y cuando los ciudadanos descubren y denuncian los daños ni siquiera los castigan, es decir, quedan impunes. Lindo ejemplo”.

Los fósiles marinos de esa zona de Chile Chico, el sector Pampa Castillo de la Meseta Cosmelli, están datados en entre 19 y 20 millones de años.

Al respecto el paleontólogo Enrique Bostelmann, quién además dispone de los permisos formales de excavación paleontológica en el área, señaló en su oportunidad que “efectivamente, en ese tramo la ruta atraviesa por niveles fosilíferos de las formaciones geológicas Guadal, San José y Ligorio Márquez.

Puntualmente, el área donde se encontraron los fósiles destruidos corresponde a afloramientos de la Formación Guadal, con una edad de entre 20 y 19 millones de años y que representan el fondo arenoso de un mar poco profundo durante un evento transgresivo del Océano Atlántico, tradicionalmente denominado ‘Mar Patagoniano’”.

Otras amenazas mineras

En la actualidad existen varias proyectos mineros que siguen amenazando el patrimonio arqueológico y paleontológico de Aysén.

Uno es el que busca instalar 100 plataformas de sondaje de la australiana Laguna Gold (El Toqui) en el sector de Katterfeld, faenas aprobadas en octubre de 2018 por el gobierno y cuyos caminos atravesarían el sitio arqueológico homónimo y ya identificado por investigadores. Incluso la iniciativa está incluida en la oferta de compra de El Toqui por parte de Mauricio Barrios y Compañía Limitada, transacción que se informó hace algunos días.

Otro es Los Domos, en el sector de El Ceballos. El proyecto, de la Sociedad Southern Gold que es controlada por la australiana Equus Mining, busca operar en un área adyacente al Parque Nacional Patagonia. En el sector existen múltiples afloraciones fósiles y vestigios de presencia humana ancestral, como lo demuestra el turítico y patrimonial circuito arqueológico Cueva de las Manos ubicado a pocos kilómestros de las prospecciones Hace pocos días la empresa realizó una serie de reuniones en Chile Chico para informar la presentación de un declaración de impacto ambiental para una nueva etapa de sondajes.

Por Antukulef, su presidenta Corina Ainol indicó que “como agrupación y ante estas nuevas amenazas mineras en el sector, particularmente aquí en Chile Chico con el proyectos ‘Los Domos’ nos surgen muchas interrogantes”. Una de ellas se relaciona con “la fiscalización de estos trabajos”. Esto porque “la minería no entrega garantías de protección, no es suficiente la fiscalización sobre esos trabajos y mucho menos sabremos con qué responsabilidad va a operar la empresa, ya que pueden o no informar sobre esos hallazgos”.

Comentarios

“Para las comunidades y pueblos indígenas y campesinos, tener “recursos naturales” en su territorio, más que una bendición se convierte muchas veces en una maldición, porque despierta la ambición de las empresas que empiezan a buscar cómo adueñarse de ellos por todos los medios. Además, los pueblos y comunidades se enfrentan con que el Estado en vez de protegerlas se vuelve cómplice del despojo, y tienen que iniciar una larga lucha para defender sus derechos y su territorio.”


Red regional por una Patagonia sin mineras | Aysén | 2019