Privatización del Glaciar Montt. Algunas reflexiones

| Etiquetas: ,


Por Red Regional No Más Mineras en La Patagonia

 

Durante la tarde del día 31 de octubre conversamos con Rodolfo Aedo, miembro del Comité de Regulación de Tierras de Caleta Tortel, comunidad que recientemente se ha visto amenazada ante la inminente instalación de la familia Luksic en el Glaciar Montt ubicado en la comuna de la mano de su Fundación Parque La Tapera. Les compartimos la entrevista completa a continuación.

 

 

Lo que se estila por el bien de la humanidad: privatizar glaciares

 

El día miércoles 28 del mes pasado, se propagó por redes sociales la tabla de la reunión del CORE para el viernes 30 de Octubre. Entre los asuntos a tratar, figuraba la presentación de una solicitud de “Concesión Onerosa” por 10 mil hectáreas en el glaciar Montt (1) a favor de, nada más ni nada menos, la Fundación Parque La Tapera dirigida por la familia Luksic, una de las más ricas de Chile. La presentación, estaría a cargo de dos funcionarios públicos, pero en realidad verdaderos lobbistas de los privados: Alejandro Escobar, Seremi de Bienes Nacionales y Mariana Avilla de la Diplade del GORE. Antes de avanzar, había una fe de erratas: no eran 10.000 sino 15.000 las hectáreas solicitadas por Parque La Tapera. Por lo demás, la sesión del Core sería meramente informativa y no resolutiva. Ya estaba todo bien cocinado a la espera de la firma del Ministerio de Bienes Nacionales, una verdadera empresa corredora de propiedades.

 

 

De esta manera, dos días antes de la reunión de Consejo se filtró la situación. Era algo de interés público, regional y local, que nuevamente se transaba a espaldas del pueblo. Las redes sociales estallaron, y en medio del malestar generalizado, comenzaron a organizarse acciones de protesta desde la comunidad afectada. Como comenta Rodolfo en la entrevista, en sólo un día se reunieron 161 firmas de vecinas y vecinos de Caleta Tortel manifestando su descontento ante el actuar de los poderes públicos, una cifra nada despreciable, considerando que en la localidad viven un poco más de 500 personas. Finalmente, la declaratoria que acompañó la firma de los vecinos de Tortel  fue apoyada además por 37 organizaciones sociales, locales, regionales y nacionales manifestando el rechazo ante la inminente entrega del glaciar.

 

 

Mientras tanto, en la telenovela de los funcionarios del estado ante la presión de la opinión pública, las y los Consejeros regionales declararon al unísono estar sorprendidos (y algun@s molest@s) por la iniciativa de Parque La Tapera. Nadie sabía nada. Gravísimo y curioso a la vez. Por otra parte, como nos comenta Rodolfo, el plazo para ejecutar la solicitud de la concesión a Bienes Nacionales junto a todos los procesos administrativos para adquirirla, corresponde a cerca de 240 días, los cuales, al momento de anunciarse la presentación al CORE, ya se estaban más o menos cumpliendo. 

 

“Yo creo que si no lo hubiéramos pillado por la tabla de la minuta que se iba a hacer en la sesión, iba a pasar colado y probablemente lo iban a presentar, el Seremi junto a la Diplade, iban a hacer su exposición y quizás lo iban a aprobar”, señala el entrevistado .

 

 

Finalmente, a un día de la sesión del Consejo Regional, la Intendente Gioconda Navarrete, ultra defensora del interés privado, solicitó suspender la reunión y desde la Fundación Parque La Tapera emitieron un comunicado donde afirmaban lamentar profundamente el malestar generado pues su proyecto, iniciado el 2016 (sí, hace 4 añitos), se trata según la corporación de una “iniciativa abierta a la comunidad” con un “marcado caracter local”, y finalmente, anuncian que suspenden la presentación del proyecto en la sesión del Gore hasta “que la sociabilización con la comunidad pueda llevarse a cabo”. Aunque repetimos, la presentación era realmente una PRESENTACIÓN, y nada se iba a decidir en esa reunión del GORE.

 

 

 

Muchaches, la contienda es desigual

 

No es la primera vez que Bienes Nacionales se impone a las comunidades en favor del Estado o bien de privados. Hace poquito, tenemos el caso del Parque Patagonia y el escandaloso lobby del senador Sandoval, el alcalde Ibarra y la Intendenta Navarrete a favor de la minera Equus Mining, suplicos que tocaron el frío corazón de Felipe Ward quien posteriormente reconoció como realizaron incansables gestiones para excluir del Parque las áreas de interés minero que Equus había sondeado .  

 

 

En fin… la minería, que se presenta como “desarrollo”, no es más que el saqueo de la tierra, el enriquecimiento de los dueños de las empresas, las migajas para las poblaciones locales y la destrucción de los ecosistemas. A nadie le importa mucho lo último, así que recordemos un caso donde nuevamente los habitantes locales son totalmente irrelevantes para el aparataje estatal: el corretaje que realizó  a inicios de los 90s Bienes Nacionales del histórico Puerto Sanchez a la familia Walker, los patroncitos de la región, un negocio all inclusive: con sus casas, sus cercos, posta, su minera, gatos, perros, una escuelita, y 150 familias. Bienes Nacionales ha sido un actor clave en la historia de la Patagonia, y el poder de sus políticas y decisiones impactan nuestras vidas y la vida en general. No lo perdamos en cuenta.

 

 

Pero ese es el jueguito para los poderosos. ¿Qué pasa cuando una familia o una persona particular, sin apellido ni lucas, intenta regularizar un terreno en la región? Cuando las pelagatas y pelagatos realizan las gestiones para obtener terreno hay más trabas que colaboración por parte de las instituciones (y no hablamos de millones ni cientos ni miles de hectáreas necesariamente). Rodolfo nos cuenta:

 

“No se como se las han ingeniado para que cada arista del país, el agua, la minería, a todo han visto manera de sacarle lucro, entonces hay unas redes muy poderosas… en el caso de Bienes Nacionales es como una cuestión que no la notamos… porque quienes están regularizando siempre  (sic) tenencia de título saben que la gente lleva muchos años tramitando sus procesos de compra o algunos solicitan títulos gratuitos porque llevan décadas poblando y no se ve solución, se ve más bien que les entrampan y que más bien les deniegan las solicitudes, pero llega un compadre con plata o con proyectos de desarrollo ya sea “pa explotar” el territorio o para hacer conservación, como en este caso, se les hace súper fácil la tramitación, y rápido”.

 

Les Luksic en la Patagonia

 

Mientras por un lado, María Paola Luksic, presidenta de Parque La Tapera, quiere dejar un legado para la humanidad pues siente mucha “libertad y conexión” con la naturaleza en Tortel, que hace que se “sienta parte de la biodiversidad de este hermoso lugar”, por el otro lado, su padre, Andronico lleva casi un año en Villa O’higgins, uno de sus lugares predilectos desde hace varias temporadas, muy integrado a la comunidad, e insertando fondos con su ONG Impulso Inicial. Pero tio Andrónico tiene una serie de antecedentes muy oscuros, como detallamos a continuación.

 

 

La familia Luksic, un clan que arrastra despojo y represión sobre las comunidades del país, con Andrónico Luksic, don Corleone de Chile,  como cabecilla de este clan familiar, es  parte de la lista de los más ricos del mundo, posicionándose en el ranking de la revista Forbes en el puerto 124, con una fortuna que alcanza los USD$10.800 millones de dólares. Esto da para reflexionar en torno a todos los ríos, glaciares, y sectores de nuestra naturaleza, donde  ellos tienen puestos sus intereses y lo ven como una fuente de explotación, disfraza en algunos casos como “conservacionismo” como sucedió con la noticia del glaciar Montt hace unos días.

 

 

La mafia Luksic además controla parte de los medios de comunicación como la estación de televisión Canal 13, son los dueños de la fábrica nacional de cervezas CCU, controlan el Banco  de Chile, Madeco, Sudamericana de Vapores, entre otros negocios. Han sido parte de las donaciones a campañas políticas, tanto para la Nueva Mayoría, como para los conglomerados de “la otra derecha”.  Créditos Bancarios a los compinches de Tía Bachelet, ex presidente de Chile que fue responsable del asesinato de Matías Catrileo, donde se produjo un “esc{andalo para ellos” que desembocó en el caso Caval. La familia Luksic apoyó la dictadura de Fujimori a través de Vladimiro Montesinos con  la suma no despreciable de   US$2 millones de dólares, inversiones en las AFPs, y otras prácticas como el anuncio durante el estallido social acontecido el pasado 18 de octubre de 2019, donde  papi Andrónico salió dando declaraciones a través de sus redes sociales, con la intención de presionar al gobierno de Sebastián Piñera (ladrón del Banco de Talca) para que este use los aparatajes del Estado para reprimir al movimiento social que denunciaba el aprovechamiento político, las violaciones a todos nuestros derechos humanos y las enormes acumulación de las violaciones a las condiciones mínimas de sobrevivencia de cualquier persona que habite este país llamado “$hile”, y que se acumulan  por más de 45 años por parte de los empresario y políticos.

 

 

Los Reyes de Chile y el despojo de las comunidades que habitan los territorios:

 

Los jefes de “$hile”, han generado catástrofes socio-ambientales, no solo en este país sino que también en otras comunidades del mundo en resistencia que luchan contra el poder extractivista.  Pese a que muchas comunidades han logrado triunfos importantes en sus causas, no podemos dejar de mencionar las “yayas” de los patrones de Chile que están tan interesados en la conservación y cuidar la naturaleza:

 

  •         Caimanes: con la minería encima, controlada por el clan Luksic: agua inconsumible, comunidades desplazadas por la ambición de esta familia que representa un grupo económico en Chile.
  •         Lonquimay: Gabriela Luksic, amenazando a las comunidades ancestrales Mapuche- Pewenche Camargo Millaleo, Casiana Ñanco y Pelan Mawida, comunidades que se agrupan en el lof Mallín del Treile
  •         Antofagasta Minerals: compañía chilena liderada por el clan mafioso Luksic con sede en Londres, ha sido protagonista de denuncias por despojo, corrupción, y daños irreparables sobre la madre tierra, arrasando con vestigios arqueológicos, donde está el más grande de todos los relaves mineros de Latinoamérica.
  •         Minnesota Estados Unidos: la comunidad ancestral Chippewa, tuvo una ardua lucha de oposición frente al megaproyecto minero “Twin Metals”

 

Capitalismo verde y neocolonialismo: la conservación al desnudo

 

Volviendo a Parque La Tapera (que de seguro ni se enteran de lo que ha hecho don Andrónico con otros territorios), sabemos ahora que, lamentablemente, el maldito virus fue el causante de que Fundación Parque La Tapera no haya dado la cara este año a la comunidad y haya tenido que tramitar su pequeño proyecto con un bajo perfil, con el apoyo silencioso de un ministerio y el gobierno regional. Desde  2016 que estában gestionando este proyecto, visitando la zona, pero sí, de seguro sus intenciones eran comunicarse con la comunidad, como manifiestan en su declaración. 

 

 

Desde el punto de vista del hippismo ambiental, es preocupante que en la 3era Reserva Mundial de Agua Dulce en Sólidos (sii, nuestra querida Patagonia), se instale un proyecto privado en medio de un glaciar (un glaciar po hueon!!), un ecosistema frágil y altamente vulnerable (lo que justificaría su conservación), pero también desde el punto de vista del cochino dinero, es jugosamente llamativo, un recurso estratégico como lo diría nuestro querido presi. Para la “sociedad civil” y los “ciudadanos que despertaron” a lo más podría ser un “bien común”…. en fin, no es el lugar para hablar de antropocentrismo ni la colonialidad de la naturaleza, pero el punto es que diversas visiones coinciden en la relevancia de los glaciares. Pero hay varios asuntos que se desprenden de la cuestión.

 

 

Pero analicemos un poquito que implica un proyecto de esta envergadura para cualquier territorio. La ideología de la conservación es un paradigma hegemónico, transnacional y globalizante apoyado por numerosas instancias supranacionales e impuesto al quehacer de los Estados nacionales; supone que la naturaleza es prístina y opuesta la ciudad y lo humano, y en el caso de Patagonia supone que es un “paraíso por proteger”, “un lugar único en el mundo”. La naturaleza se explota desde el punto de vista recreacional (turismo), científico y estético, pero también, como el capitalismo es tan dúctil, económico. Lo que no se dice, es que hay un capitalismo verde, supuestamente benévolo, “innovador y vanguardista” que lucra con la tierra. Cómo lo hace, son muchas las maneras.

 

 

Las empresas más contaminantes compran bonos de carbono o financian fundaciones muy bonitas que protegen la naturaleza como parte de sus programas de Responsabilidad Social Empresarial. Las fundaciones se hacen con millones de hectáreas de un valor inconmensurable (¡¡NO TIENEN VALOR por la cresta!!) en territorios altamente cotizados, como la Amazonía o Patagonia, y lo hacen comprando las tierras a campesinos empobrecidos o a los Estados cómplices. Millones de hectáreas con un sólo dueño (para que decir si tiene glaciar incluido). Hay empresas de conservación con sus respectivas fundaciones que luego hacen eco-corretaje, es decir, le venden a otros privados tierras prístinas para que sean parte de proyectos exclusivos de conservación. Mientras tanto, les regalan computadores y zapatillas a les niñes de las comunidades aledañas y les enseñan inglés o “educación ambiental”, a veces les regalan plata para que hagan proyectos pintorescos y que puedan salir adelante (se me llenan los ojos de lágrimas). Son tan buenitos. Luego qué pasa… en los terrenos privados la ley del privado es la que prima y nadie se puede meter ahí, el valor de la tierra se dispara, las comunidades quedan constreñidas y están controladas por empresas que cumplen el rol que el Estado hace rato dejó de cumplir, y mientras un grupo de la comunidad ve críticamente la situación, otro grupo se acopla con la empresa y la comunidad se divide. 

 

 

Nadie dice que no haya conservación como un objetivo mayor, pero ¿por qué tienen que hacerlo mega corporaciones?. Necesitamos trabajar con las comunidades en los territorios y aprehender a querer la tierra, a protegerla y convivir con ella, y no que le pongan dueño a los glaciares ni los montes ni los ríos.

 

 

“Adióooos tío Andrónicoooo”

 

Así las cosas… Este episodio nos da cuenta del poder de las redes sociales, para quien le guste y para quien no le guste. Como señala Rodolfo, hay una observancia permanente desde la población hacia el quehacer público y privado, rapidez en la transmisión de información y posibilidad de articular redes. Como en este caso, que se ha conformado una suerte de red informal que está alerta ante los eventuales movimientos de esta tan benévola Fundación, conformada por periodistas, ONGs, organizaciones sociales y pobladoras y pobladores de la región.

 

 

Hay mucho paño que cortar, sin embargo, otro punto que no podemos dejar de vomitar antes de cerrar esta crónica, es el carerajismo de los supuestos representantes del pueblo que nuevamente se lavan las manos sin hacerse responsables de absolutamente nada. Ups, no nos dimos cuenta… nunca supimos que esto estaba pasando… boristas traidores… y qué decir del poder ejecutivo, que con todo su aparataje le abre camino con pétalos de rosas en todos los territorios a los privados, a los dueños del país, a las trasnacionales saqueadoras, al “progreso” y la destrucción de la tierra.

 

 

El llamado a todas las comunidades, individualidades, colectivos y personas que activamos por la defensa del agua y la vida es que:

 

La primera tarea colectiva es a informarnos frente a las amenazas extractivistas, para poder organizarnos en la defensa de los territorios que habitamos.

 

A posicionarnos frente a la defensa del territorio, entendiendo que los seres humanos no somos los únicos que habitamos este lugar del universo llamado tierra.

 

Que las denuncias y la visibilización de los conflictos son parte fundamental para ganar tiempo para enfrentar de mejor forma las amenazas que enfrentamos como comunidad.

 

Y lo principal, entender que sin la tierra somos simples objetos del aparato sistémico. La tierra nos provee de la vida: sin oxígeno ni agua no vivimos. Hay que defender el agua porque esta nos da vida y recursos para la subsistencia del ser humano.

 

En fin. Chaito por ahora a Les Luksic en Tortel, pero estemos atentos, pues las estrategias de estas corporaciones de interés privado son archiconocidas y documentadas, y aunque le digan lo contrario, nunca, nunca se están preocupando ni de usted, ni de su familia, ni de la tierra.

Comentarios

“Para las comunidades y pueblos indígenas y campesinos, tener “recursos naturales” en su territorio, más que una bendición se convierte muchas veces en una maldición, porque despierta la ambición de las empresas que empiezan a buscar cómo adueñarse de ellos por todos los medios. Además, los pueblos y comunidades se enfrentan con que el Estado en vez de protegerlas se vuelve cómplice del despojo, y tienen que iniciar una larga lucha para defender sus derechos y su territorio.”


Red regional por una Patagonia sin mineras | Aysén | 2020